Cata sensorial para el primer ciclo de infantil en CEM Hipatia.

2-3

A través de los sentidos recibimos las primeras informaciones del mundo que nos rodea.  Por eso, decidimos realizar un taller de dos sesiones que nos ofreció la posibilidad de ver, tocar, oler, saborear y explorar productos de temporada. Esto, no hubiera sido posible sin la participación de los alumnos/as del módulo de cocina, que vestidos como auténticos cocineros/as pusieron todo de su parte para aprender y divertirse con nosotros/as.

El día 5 de noviembre bajaron a vernos por primera vez, y no vinieron solos ¡trajeron un montón de naranjas! Estaban frías, eran rugosas, si las mordías sabían muy amargas, y lo más gracioso de todo es que ¡rodaban como pelotas por toda la clase! Después nos dieron a probar los gajos de la naranja, muchos de nosotros no la habíamos probado nunca así, estaba muy dulce y cuando la mordíamos el zumo se escurría por todos lados. Nos pringamos enteros. Por último pudimos probar el zumo y nos encantó, nos pusimos morados, estaba tan dulcecito… Además de eso nos trajeron un puré de calabaza riquísimo y nos encantó meter las manos y comérnoslo a puñados. Cuando se fueron los cocineros descubrimos que estábamos muy pegajosos, ¡fue súper divertido pegar las manos a nuestro cuerpo y al de nuestros amigos y ver cómo se quedaban pegadas!

Estábamos impacientes por que volviesen a bajar y por fin el día 12 vinieron a vernos. Esta vez trajeron gelatina. En 0-1 y 1-2 la trajeron hecha y solo tuvimos que ponernos manos a la obra, o mejor dicho ¡manos a la gelatina! Al principio nos costó un poco tocarla, estaba muy fría y se nos escapaba entre los dedos, era tan escurridiza…. Pero poco a poco nos fuimos metiendo en la actividad, la probábamos, chapoteábamos en ella, pintábamos e ¡incluso se la dábamos a probar a los amigos! Nos encantó.

0-1

En 2-3 trajeron las naranjas enteras, pero esta vez acompañadas de unos exprimidores y láminas de gelatina. ¡Íbamos a hacer nosotros mismos la gelatina! Nos partieron las naranjas y las exprimimos con mucha fuerza  hasta que sacamos un montón de zumo. Lo pusimos en unas bandejas y metimos las láminas de gelatina dentro. Ya sólo quedaba el paso más importante, meterlas en el frigorífico. Con mucho cuidado y  mucha ayuda de los cocineros los metimos en el frigorífico de profes, necesitaban frío para hacerse muy rápido. Salimos al vestíbulo a cantar unas canciones y a bailar todos juntos el corro de la patata y en pocos minutos ¡magia! La gelatina estaba hecha, y eso que se suponía que tenía que estar varias horas en la nevera… ¡Que duendes tan mágicos tiene Hipatia!

Nos llevamos la gelatina a clase y ¡nos pusimos las botas comiéndola! ¡Estaba muy dulce y rica! Nos había salido tan bien que salimos al vestíbulo a jugar y celebrarlo con los cocineros.

Estamos deseando repetir.

Equipo del primer ciclo de Infantil.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s